estudio arquitectura grupo reyconsa
estudio arquitectura grupo reyconsa
Trabajos Verticales Madrid, Fachadas, Tejados, Impermeabilizaciones I.T.E., Inspección Técnica de Edificios, Cerrajeria...
Trabajos Verticales Madrid, Fachadas, Tejados, Impermeabilizaciones I.T.E., Inspección Técnica de Edificios, Cerrajeria...

Arquitectos Madrid

En Grupo Reyconsa contamos con un gran equipo para dar el mejor servicio a nuestros clientes.

 

  • Proyectos de obra nueva.
  • Proyectos de Urbanización.
  • Proyectos de Rehabilitación.
  • Proyectos para Unifamiliares.
  • Proyectos de Reforma.
  • Proyecto para Piscinas.

Arquitecto

El arquitecto es el profesional que se encarga de proyectar edificaciones o espacios urbanos, y velar por el adecuado desarrollo de su construcción.

En el sentido más amplio, el arquitecto es el profesional que interpreta las necesidades de los usuarios y las plasma en adecuados espacios arquitectónicos y formas habitables y construibles. La arquitectura es una disciplina a la vez técnica, artística y práctica.

 

Etimología

El término arquitecto proviene del antiguo idioma griegoἀρχιτέκτων arqui - tectón (primero - obra), que significa literalmente 'el primero de la obra', o máximo responsable de una obra.

La palabra "arquitecto" proviene del latín (que la tomaron del griego) y suele tener distintas interpretaciones, dependiendo de la bibliografía consultada. En la Enciclopedia Encarta decía que viene por Jefe y «Teckto» de carpintero u obrero. En libros de origen inglés, «Arq» es un superlativo, como en el caso de Arz-obispo, más que un obispo, o Archi-criminal, más que un criminal, Archi-teckto sería «más que un constructor». Hay que tener en cuenta que la palabra y profesión de Arquitecto es milenaria, aunque la moderna titulación de arquitecto tiene menos de tres siglos.

Conocimientos

Un arquitecto debe conocer los diversos sistemas constructivos, los materiales y las técnicas para dar respuesta a los requisitos del cliente, o las necesidades sociales, y cumplir las diferentes normativas para que la construcción pueda ajustarse a unos plazos y costos razonables.

La esencia del arquitecto es, además de cumplir con todo lo anterior, que su obra busque el trascender la simple ejecución para conseguir un objetivo más elevado, un "dar sentido" a la obra, de modo que ésta otorgue al habitar dimensiones o facetas del lugar, de la finalidad y de la belleza que existían, pero que no se vislumbraron al momento de su encargo.

Esto hace que la profesión de Arquitecto sea una de las más complejas de ejercer, ya que requiere una firme vocación artística y un sano juicio práctico, y ambos deben ser ejercidos a la vez y en todo momento. Dada la relevancia de las decisiones que ha de tomar un arquitecto, y a las implicaciones económicas, técnicas y de seguridad que conllevan, en la mayoría.

A veces se suelen confundir las atribuciones de los distintos profesionales del sector de la construcción. A modo de ejemplo, una persona neófita en la materia puede pensar que la misión de redactar proyectos de puentes, presas, muelles, carreteras, etc. corresponde a un Arquitecto, lo cual es incierto, el profesional competente sería el Ingeniero de Caminos o un Ingeniero Civil, Canales y Puertos. Para proyectar la edificación residencial, administrativa, religiosa, sanitaria, docente y cultural el encargado de tal efecto será un Arquitecto y para el resto de edificaciones un Arquitecto o un Ingeniero en la especialidad que corresponda. En España la dirección de ejecución material de las obras diseñadas por Arquitectos, corresponde en exclusiva a los Arquitectos Técnicos (ahora Ingenieros de Edificación).

Una definición clásica

«Y llamo arquitecto al que con un arte, método seguro, maravilloso, mediante el pensamiento y la invención, es capaz de concebir y realizar mediante la ejecución todas aquellas obras que, por medio del movimiento de las grandes masas y de la conjunción y acomodación de los cuerpos, pueden adaptarse a la máxima belleza de los usos de los hombres»

Forma de trabajo

El trabajo del arquitecto es que proyecta una edificación se especifica mediante un contrato que describe su "misión" o Encargo. Ésta incluye la totalidad o parte de las fases siguientes:

Diseño

Anteproyecto: La primera fase, donde se plasma a grandes rasgos la idea general de la edificación en planos muy esquemáticos, a escala pero sin acotar. Su función es la de reflejar gráficamente las diversas zonas, por usos, y la imagen global de la edificación, para su aprobación por parte del propietario o promotor.

Proyecto Básico: Refleja la concepción general del edificio: forma, funciones, distribución, sistema constructivo. Se plasma en dibujos, modelos informáticos o maquetas, con una memoria descriptiva y un presupuesto general. Sirve para consultar aspectos concretos de su idoneidad urbanística en organismos oficiales y solicitar licencias.

Proyecto de Ejecución: Es el conjunto de documentos adecuadamente definidos para poder construir una obra. Incluye el desarrollo de los estudios técnicos de estructuras, instalaciones, urbanización, etc., normalmente realizado con la participación de otros técnicos especializados en cada materia. Se trata de representar en planos técnicos, con nomenclatura técnica, dibujos muy precisos. Se complementa con una memoria describiendo las soluciones elegidas, el riguroso cumplimiento de la normas urbanísticas y constructivas (en formularios oficiales), pliegos de condiciones y un presupuesto detallado por capítulos.

Construcción

Dirección de Obra: El arquitecto es el agente que, formando parte de la Dirección Facultativa, dirige el desarrollo de la obra en los aspectos técnicos, estéticos, urbanísticos y medioambientales, de conformidad con el proyecto que la define, la licencia de edificación y demás autorizaciones preceptivas y las condiciones del contrato, con el objeto de asegurar su adecuación al fin propuesto.

Al finalizar las obras el Arquitecto Director emitirá un "certificado oficial", conjuntamente con el Director de Ejecución Material, acreditando que la obra se he ejecutado conforme a proyecto, indicando el inicio del uso de la edificación o, en su caso, de las obras de urbanización.

Premios de Arquitectura

El premio más prestigioso en la vida de un arquitecto es el "Premio Pritzker", también conocido como el "Premio Nobel de la Arquitectura". Otros premios por excelencia en la Arquitectura son dados por asociaciones profesionales, ya sean nacionales o regionales, como lo son el "American Institute of Architects" (Instituto Americano de Arquitectos) o el "Royal Institute of British Architects" ( Real Instituto de Arquitectos Británicos).

La profesión en países que hablan castellano

Argentina

El ejercicio de la arquitectura requiere en Argentina la aprobación del plan de estudios de alguna Universidad estatal o privada habilitada por el Ministerio de Educación de la Nación. Los programas -según la casa de estudios- pueden variar entre cinco o seis años de duración y pueden incluir o no el requerimiento de una tesis final.

Las incumbencias profesionales incluyen por lo general la planificación urbana y territorial, si bien existen numerosas especializaciones de postgrado.

La habilitación para el ejercicio profesional la otorgan los Colegios Profesionales, sea nacional o de cada provincia. La mayoría de los municipios requiere a su vez constancia de esta habilitación para permitir el ejercicio dentro de cada jurisdicción.

Las tareas profesionales que un arquitecto debe realizar para posibilitar que los municipios -responsables de la Policía de edificación- aprueben el diseño, otorguen permiso de obra y habiliten al uso las construcciones, incluyen:

  1. Proyecto
  2. Dirección de obra (es decir el contralor de la construcción en representación del comitente o propietario)
  3. Representación técnica (es decir la responsabilidad técnica profesional en representación de la empresa constructora)

Salvo en obras muy pequeñas, o ejecutadas por administración del propietario, las tareas 2 y 3 no pueden ser ejercidas por el mismo profesional, ya que se trata de responsabilidades incompatibles.

Desde el punto de vista práctico y legal, las incumbencias del arquitecto relativas a proyecto y construcción de obras civiles son compartidas con otras profesiones, especialmente Ingeniero Civil, Ingeniero en Construcciones, o carreras equivalentes. Con limitaciones de superficie cubierta y alturas, también un Maestro mayor de obras se encuentra habilitado para tales tareas.

Bolivia

En Bolivia se requiere finalizar los estudios de arquitectura que toman un promedio de seis años en una universidad cualquiera. Luego uno debe tramitar el Diploma Académico y posteriormente el Título en Provisión Nacional e inscribirse al Colegio de Arquitectos de Bolivia (http://www.cabbolivia.org/) vía Colegio Departamental de Arquitectos que le asigna un número de registro nacional, como uno de los requisitos de la Ley 1373 de ejercicio de los arquitectos. Ello autoriza el ejercicio legal de la Arquitectura en Bolivia. Su ámbito se sujeta en la ley mencionada dentro las actividades de Arquitectura, construcción y urbanismo.

Chile

Las personas que deseen ejercer como arquitecto en Chile, deben primero obtener el título universitario de arquitecto, en alguna universidad reconocida por el Ministerio de Educación. Estos estudios, por lo general, duran alrededor de 6 años. Ésta es una condición primordial, ya que no existe reconocimiento de la experiencia como tal para los fines prácticos del ejercicio.

Una vez obtenido el título, el profesional debe obtener una "Patente Municipal" para su categoría, de modo de ejercer libremente. Éste es un impuesto pagado semestralmente a la Municipalidad donde el Arquitecto piensa ubicar su futura oficina.

Para ser colegiado del Colegio de Arquitectos de Chile se deberá acreditar un título profesional otorgado o reconocido en Chile.

Como una diferencia importante entre el ejercicio de la profesión liberal de Arquitecto en Chile y en los países anglosajones, debe citarse el marco legal en que el profesional actúa. Al ser Chile un país, al igual que la mayoría de los países latinoamericanos, con uso del Código Civil por tanto con responsabilidades establecidas, no existe el requerimiento, implícito o explícito, de adquirir seguros de responsabilidad profesional ('Professional Liability Insurance') como en los países de que utilizan el Derecho Anglosajón o Common Law.

Las personas que deseen ejercer como arquitectos en Colombia, deben obtener el título de arquitecto por alguna universidad certificada por el Ministerio de Educación, y gestionar la Tarjeta Profesional ante el Consejo Nacional Profesional de Arquitectura y sus Profesiones Auxiliares. Se estima entre 5 a 6 años de estudio para obtener el título. La carrera de Arquitectura está regulada por la Resolución 2770 del 13 de noviembre de 2003, emanada del Ministerio de Educación Nacional.[1]

Ecuador

Las personas que deseen ejercer como arquitectos en Ecuador, deben obtener el título de arquitecto por alguna universidad certificada por el Ministerio de Educación. Para ingresar a la carrera de arquitectura se debe tener título de bachiller graduado en ciencias o físico-matemático. Aproximadamente son de 5 a 6 años de estudio para obtener el título de arquitecto.

El Salvador

Los arquitectos salvadoreños deben obtener su título en cualquier universidad acreditada por el ministerio de educación. Estos estudios tienen un promedio de 5 años. Luego de esto debe inscribirse en el Registro Nacional de Arquitectos, Ingenieros, Proyectistas y Constructores, esto le permitirá posteriormente obtener su carnet con su número indicativo único de arquitecto, para ejercer la profesionalidad.

Costa Rica

Para ejercer como arquitecto en Costa Rica, se debe aprobar un plan de estudios establecidos por el ministerio de educación, ya sea estatal o privado. Se permite ejercer con el grado de Lic. Arquitectura, ya que el Colegio Federado de Ingenieros y de Arquitectos de C. R. así lo requiere para estar inscrito en este y dar con esto la autorización de planos para la construcción.

España

Las personas que deseen ejercer como arquitecto en España, deben obtener primero el título universitario de Arquitecto en alguna universidad reconocida por el Ministerio de Educación y Cultura. Ésta es una condición suficiente, ya que no existe reconocimiento de la experiencia como tal para los fines prácticos del ejercicio.

Como en otros países del mundo, como Mexico, en España, el arquitecto, a parte de tener una formación en disciplinas propias de arquitecto, también tiene una formación en ingeniería de edificación, proyección estructural, instalaciones, acondicionamientos de la edificación, así como la gestión inmobiliaria, estudios de viabilidad de proyectos, la promoción de desarrollos y la inspección de edificios. De forma que la actividad del arquitecto no sólo se reduce al proyecto básico, sino también al proyecto de ejecución, más propio de ingenieros. El título de arquitecto español, por sus competencias, podría ser asimilable al título de arquitecto-ingeniero de edificación existente en Italia, llamado ingegneria edile-architettura, aunque por sus atribuciones corresponde a una doble titulación, la de arquitecto y la de Ingeniero de Edificación, que en España desempeña el arquitecto técnico o Ingeniero de Edificación.

A la hora de homologar el título de arquitecto en España con otro título extranjero este extremo es importante, ya que el título español, no es sólo de arquitecto también lo es de ingeniero, pero la homologación no es directa, excepto en países que tienen un título de arquitecto sin competencias en ingeniería. También añadir que el título de arquitecto, entendido como un título con competencias exclusivamente de arquitecto, en España no existe.

Una vez obtenido el título, el arquitecto debe estar acreditado mediante inscripción en el Colegio de Arquitectos de su Comunidad Autónoma, con lo cual podrá ejercer en el ámbito de la planificación, diseño y dirección de la construcción, teniéndose un control permanente por medio del visado colegial de cualquier actividad profesional que este realice.

El arquitecto colegiado podrá ejercer como profesional autónomo, como miembro de un estudio de arquitectura privado o como miembro de una empresa constructora privada; también en la Administración Pública (Gobierno Central, Gobierno Autonómico o Ayuntamiento).

Los arquitectos de otros países también pueden ejercer su profesión si están legalmente reconocidos mediante convenios estatales.

México

Para ejercer como arquitecto en México, es necesario estudiar la Licenciatura en alguna institución pública o privada avalada por la Secretaría de Educación Pública, o bien en alguna de las Universidades Autónomas de los Estados. El plan de estudios difiere significativamente de una escuela a otra, y por la misma razón el curso completo puede tomar de 4 a 5 años.

Al concluir el curso de licenciatura, deben tramitarse el Título ante la misma Universidad, y la Cédula Profesional ante la SEP siendo éstos los requisitos mínimos para ejercer. Registrarse en algunos de los Colegios de Arquitectos o en la Cámara de la Construcción es completamente opcional.

Todas las obras en el país deben firmarse por un Director Responsable de Obra desde 1987 (fecha en que se emite el nuevo reglamento de construcciones del Distrito Federal), esta categoría se obtiene en la mayoría de los estados mediante un título, cédula profesional, 2 años como colegiado, capacitación y en ocasiones una evaluación. Según los diferentes reglamentos es requerida también carta responsiva de algunos corresponsables en arquitectura, instalaciones, etc.

Una diferencia muy importante entre los países desarrollados como EU vs. México en la práctica de arquitectura es que en México el arquitecto es quien actúa como contratista directo de todos los trabajadores, es decir, hace la labor también de lo que seria un general contractor, o practica también conocida como Design Built.

Perú

Las personas que desean ejercer como arquitecto en Perú, deben obtener primero el título universitario de Arquitecto en alguna universidad reconocida por la Asamblea Nacional de Rectores. Ésta es una condición necesaria, ya que no existe reconocimiento de la experiencia como tal para los fines prácticos del ejercicio.

Una vez obtenido el título, el arquitecto debe estar acreditado mediante colegiatura en el Colegio de Arquitectos del Perú (CAP) con lo cual podrá ejercer en cualquier ámbito de la planificación, diseño, proyección y construcción, teniéndose un control permanente por medio de inscripción de cualquier ejercicio profesional que este realice. Asimismo, se extiende la profesión a nivel de supervisión, consultoría, gerencias entre otros. Arquitectos de otros países también pueden ejercer su profesión previa inscripción y control de dicho colegio.

La profesión en otros países

Australia

En Australia, el título de arquitecto está legalmente protegido y colegiado. La afiliación se realiza a través del Architects Accreditation Council of Australia. El AACA, así mismo, acredita a escuelas y evalúa a arquitectos con expediente extranjero que desean ejercer en el país.

Existen tres requisitos clave para ser colegiado: obtener de una escuela de arquitectura acreditada por la AACA, una licenciatura (generalmente un título de cinco o seis años de duración); realizar al menos dos años de prácticas; y, por último, completar el examen de práctica arquitectónica.

Los arquitectos pueden, además, asociarse al Royal Australian Institute of Architects; organización de profesionales a cuyos miembros se les otorga el sufijo RAIA.

Canadá

En Canadá, a los arquitectos se les exige formar parte de alguna asociación arquitectónica provincial, a la que han llegado tras obtener un título en arquitectura acreditado, finalizar un período de prácticas de varios años, pasar una serie de exámenes, y pagar una cuota anual; todo ello con el fin de conseguir la licencia para ejercer.

La Royal Architectural Institute of Canada aspira a convertirse en "la voz de la arquitectura y su práctica en Canadá". Los arquitectos que pertenecen a esta organización tienen permiso para utilizar el sufijo RAIC tras su nombre. Todos los miembros del RAIC son licenciados en arquitectura, aunque no todos los arquitectos canadienses son miembros del RAIC.

Hong Kong

En Hong Kong, para ser arquitecto, se debe obtener un graduado procedente de alguna universidad especificada por la HKIA, además de un período de prácticas de dos años y la consecución del examen de registro. A los arquitectos británicos y estadounidenses con diez años de experiencia no se les exige dicho examen; aunque, por pura formalidad, deben pasar una entrevista previa.

Los arquitectos en Hong Kong no pueden presentar planos de obra, sirviéndoles simplemente como acreditación; contrariamente a lo que sucede en la mayor parte de occidente, que están obligados por ley. Para poder hacerlo, los arquitectos, ingenieros o peritos, deben de superar una entrevista personal. Pese a lo que se podría pensar, la mayor parte de edificios famosos en Hong Kong son diseñados por reconocidos arquitectos internacionales, dejando a sus colegas locales como simples instaladores.

Reino Unido

Los arquitectos británicos se titulan a través de una serie de cursos y exámenes reconocidos por el en:Royal Institute of British Architects (RIBA) y recomendados por el en:Architects Registration Board (ARB). La vía para obtener una titulación dura siete años:

  • Licenciatura de tres años

Primera parte del examen de la RIBA

  • Un año de prácticas
  • Un curso intensivo de dos años

Segunda parte del examen de la RIBA

  • Otro año de prácticas

Tercera parte del examen de la RIBA

La primera y segunda parte del examen citado se basan en un "Comentario Analítico" realizado por el candidato que incluye "Material Adicional", seguido por las explicaciones dirigidas a los examinadores. Tras el último año de prácticas, la tercera parte del examen de la RIBA evaluará a los candidatos considerando estas pautas:

  • Contexto de la práctica
  • La gestión en la arquitectura
  • La gestión en la construcción
  • Gestión en la práctica y dirección de empresas

El título de Arquitecto está protegido por ley en el Reino Unido. El Acta de Arquitectos 1997 regula la práctica de dicho ejercicio. El desarrollo tradicional del acto de construir consiste en que el cliente elija a un Arquitecto para la realización del proyecto y que éste se convierta, en nombre del cliente, en el responsable principal de la edificación (en cambio, en las edificaciones de tipo industrial, este papel corresponde al Ingeniero o a la empresa de ingeniería encargada del proyecto). En el caso mencionado, el Arquitecto aconseja al cliente en la selección del Ingeniero y del Experto en Costes (Quantity Surveyor). Este último se encargará de la estimación del coste de los materiales, de la elaboración de los documentos y de la obtención de los permisos para la edificación, El Arquitecto, a menudo junto con el Experto en Costes, selecciona la constructora e incluso, a veces, las empresas que serán subcontratadas por ella. Como se ha señalado, el papel central del Arquitecto en esta modalidad puede ser ocupado por otros profesionales. En particular, el Experto en Construcción (Building Surveyor) acostumbra cumplir esta función en proyectos de mantenimiento o rehabilitación.

En el año 2004, según la Arquitects Registration Board, se contabilizaron un total de 25,899 varones (85%) y 4,674 mujeres (15%) ejerciendo en el Reino Unido.

Estados Unidos

En los Estados Unidos, a las personas que deseen obtener el título se les exige cursar una licenciatura a través de una escuela acreditada por el NAAB, así como superar una serie de exámenes propuestos por el Consejo Nacional de Juntas de Registro de arquitectura,que son remitidos al en:Architect Registration Examination (ARE). Además, dichas personas deben de hacer constar que han realizado un mínimo de tres años de prácticas bajo la supervisión de un arquitecto titulado como requisito previo a la obtención del ARE.

A pesar de que el ARE es un examen a nivel nacional, cada estado presenta una serie de requisitos específicos, otorgando licencias propias debido a la diversidad de entornos presentes en cada región. Otros estados poseen diversos acuerdos mutuos, con el fin de que las titulaciones puedan ser fácilmente transferidas entre ellos. En algunos estados con leyes de titulación más antiguas (Nueva York y California, por ejemplo) el hecho de cursar estudios no constituye un requisito para ejercer; diez años de prácticas bajo la acreditación de un arquitecto son suficientes. Sin embargo, la mayor parte de estados exigen actualmente cursar una licenciatura y casi todos los gabinetes de empleo piden haber cursado estudios. Todos los arquitectos titulados a través de sus respectivos estados gozan de estatus profesional como Registered Architects (RA).


El
American Institute of Architects es una organización profesional que ofrece una serie de servicios a los arquitectos estadounidenses, incluyendo programas de educación continuada, contratos estándar y de prácticas, así como premios al diseño. Contrariamente a lo que se pudiera pensar, el AIA no está directamente involucrado en las licencias a arquitectos. De hecho, no existe una "Licencia de la AIA" o "Certificación de la AIA" para arquitectos; sin embargo, los miembros de la AIA a veces utilizan en sus nombres el sufijo "AIA".

Arquitecto

El arquitecto
es el profesional que se encarga de proyectar edificaciones o espacios urbanos,
y velar por el adecuado desarrollo de su construcción.

En el sentido
más amplio, el arquitecto es el profesional que interpreta las necesidades de
los usuarios y las plasma en adecuados espacios arquitectónicos y formas
habitables y construibles. La
arquitectura es una
disciplina a la vez técnica, artística y práctica.

 

Etimología

El término
arquitecto proviene del antiguo
idioma griegoἀρχιτέκτων
arqui - tectón
(primero - obra), que significa literalmente 'el
primero de la obra', o máximo responsable de una obra.

La palabra
"arquitecto" proviene del latín (que la tomaron del griego) y suele
tener distintas interpretaciones, dependiendo de la bibliografía consultada. En
la Enciclopedia Encarta decía que viene por Jefe y «Teckto» de carpintero u
obrero. En libros de origen inglés, «Arq» es un superlativo, como en el caso de
Arz-obispo, más que un obispo, o Archi-criminal, más que un criminal,
Archi-teckto sería «más que un constructor». Hay que tener en cuenta que la
palabra y profesión de Arquitecto es milenaria, aunque la moderna titulación de
arquitecto tiene menos de tres siglos.

Conocimientos

Un arquitecto
debe conocer los diversos sistemas constructivos, los materiales y las técnicas
para dar respuesta a los requisitos del cliente, o las necesidades sociales, y
cumplir las diferentes normativas para que la construcción pueda ajustarse a
unos plazos y costos razonables.

La esencia del
arquitecto es, además de cumplir con todo lo anterior, que su obra busque el
trascender la simple ejecución para conseguir un objetivo más elevado, un
"dar sentido" a la obra, de modo que ésta otorgue al habitar
dimensiones o facetas del lugar, de la finalidad y de la belleza que existían,
pero que no se vislumbraron al momento de su encargo.

Esto hace que
la profesión de Arquitecto sea una de las más complejas de ejercer, ya que
requiere una firme vocación artística y un sano juicio práctico, y ambos deben
ser ejercidos a la vez y en todo momento. Dada la relevancia de las decisiones
que ha de tomar un arquitecto, y a las implicaciones económicas, técnicas y de
seguridad que conllevan, en la mayoría.

A veces se
suelen confundir las atribuciones de los distintos profesionales del sector de
la construcción. A modo de ejemplo, una persona neófita en la materia puede
pensar que la misión de redactar proyectos de puentes, presas, muelles,
carreteras, etc. corresponde a un Arquitecto, lo cual es incierto, el
profesional competente sería el Ingeniero de Caminos o un Ingeniero Civil,
Canales y Puertos. Para proyectar la edificación residencial, administrativa,
religiosa, sanitaria, docente y cultural el encargado de tal efecto será un
Arquitecto y para el resto de edificaciones un Arquitecto o un Ingeniero en la
especialidad que corresponda. En España la dirección de ejecución material de
las obras diseñadas por Arquitectos, corresponde en exclusiva a los Arquitectos
Técnicos (ahora Ingenieros de Edificación).

Una definición clásica

«Y llamo
arquitecto al que con un arte, método seguro, maravilloso, mediante el
pensamiento y la invención, es capaz de concebir y realizar mediante la
ejecución todas aquellas obras que, por medio del movimiento de las grandes
masas y de la conjunción y acomodación de los cuerpos, pueden adaptarse a la
máxima belleza de los usos de los hombres»

Forma de trabajo

El trabajo del
arquitecto es que proyecta una edificación se especifica mediante un contrato
que describe su "misión" o Encargo. Ésta incluye la totalidad o parte
de las fases siguientes:

Diseño

Anteproyecto: La primera fase, donde se plasma a grandes rasgos la
idea general de la edificación en planos muy esquemáticos, a escala pero sin
acotar. Su función es la de reflejar gráficamente las diversas zonas, por usos,
y la imagen global de la edificación, para su aprobación por parte del
propietario o promotor.

Proyecto Básico: Refleja la concepción general del edificio: forma,
funciones, distribución, sistema constructivo. Se plasma en dibujos, modelos
informáticos o maquetas, con una memoria descriptiva y un presupuesto general.
Sirve para consultar aspectos concretos de su idoneidad urbanística en
organismos oficiales y solicitar licencias.

Proyecto de Ejecución: Es el conjunto de documentos
adecuadamente definidos para poder construir una obra. Incluye el desarrollo de
los estudios técnicos de estructuras, instalaciones, urbanización, etc.,
normalmente realizado con la participación de otros técnicos especializados en
cada materia. Se trata de representar en planos técnicos, con nomenclatura
técnica, dibujos muy precisos. Se complementa con una memoria describiendo las
soluciones elegidas, el riguroso cumplimiento de la normas urbanísticas y
constructivas (en formularios oficiales), pliegos de condiciones y un
presupuesto detallado por capítulos.

Construcción

Dirección de Obra: El arquitecto es el agente que, formando parte de la
Dirección Facultativa, dirige el desarrollo de la obra en los aspectos
técnicos, estéticos, urbanísticos y medioambientales, de conformidad con el
proyecto que la define, la licencia de edificación y demás autorizaciones
preceptivas y las condiciones del contrato, con el objeto de asegurar su
adecuación al fin propuesto.

Al finalizar
las obras el Arquitecto Director emitirá un "certificado oficial",
conjuntamente con el Director de Ejecución Material, acreditando que la obra se
he ejecutado conforme a proyecto, indicando el inicio del uso de la edificación
o, en su caso, de las obras de urbanización.

Premios de Arquitectura

El premio más
prestigioso en la vida de un arquitecto es el "
Premio Pritzker", también
conocido como el "Premio Nobel de la Arquitectura". Otros premios por
excelencia en la
Arquitectura son dados por asociaciones profesionales, ya sean nacionales o regionales,
como lo son el "American Institute of Architects" (Instituto
Americano de Arquitectos) o el "Royal Institute of British
Architects" ( Real Instituto de Arquitectos Británicos).

La profesión en países que hablan castellano

Argentina

El ejercicio de
la arquitectura requiere en
Argentina la aprobación
del plan de estudios de alguna Universidad estatal o privada habilitada por el
Ministerio de Educación de la Nación. Los programas -según la casa de estudios-
pueden variar entre cinco o seis años de duración y pueden incluir o no el
requerimiento de una tesis final.

Las
incumbencias profesionales incluyen por lo general la planificación urbana y
territorial, si bien existen numerosas especializaciones de postgrado.

La habilitación
para el ejercicio profesional la otorgan los Colegios Profesionales, sea
nacional o de cada provincia. La mayoría de los municipios requiere a su vez
constancia de esta habilitación para permitir el ejercicio dentro de cada
jurisdicción.

Las tareas
profesionales que un arquitecto debe realizar para posibilitar que los
municipios -responsables de la Policía de edificación- aprueben el diseño,
otorguen permiso de obra y habiliten al uso las construcciones, incluyen:

  1. Proyecto
  2. Dirección de obra (es decir el contralor de la
    construcción en representación del comitente o propietario)
  3. Representación técnica (es decir la responsabilidad
    técnica profesional en representación de la empresa constructora)

Salvo en obras
muy pequeñas, o ejecutadas por administración del propietario, las tareas 2 y 3
no pueden ser ejercidas por el mismo profesional, ya que se trata de responsabilidades
incompatibles.

Desde el punto
de vista práctico y legal, las incumbencias del arquitecto relativas a proyecto
y construcción de obras civiles son compartidas con otras profesiones,
especialmente
Ingeniero Civil, Ingeniero en Construcciones, o carreras
equivalentes. Con limitaciones de superficie cubierta y alturas, también un
Maestro mayor de obras se encuentra habilitado para tales tareas.

Bolivia

En Bolivia se
requiere finalizar los estudios de arquitectura que toman un promedio de seis
años en una universidad cualquiera. Luego uno debe tramitar el Diploma
Académico y posteriormente el Título en Provisión Nacional e inscribirse al
Colegio de Arquitectos de Bolivia
(http://www.cabbolivia.org/) vía Colegio
Departamental de Arquitectos que le asigna un número de registro nacional, como
uno de los requisitos de la Ley 1373 de ejercicio de los arquitectos. Ello autoriza
el ejercicio legal de la Arquitectura en Bolivia. Su ámbito se sujeta en la ley
mencionada dentro las actividades de Arquitectura, construcción y urbanismo.

Chile

Las personas
que deseen ejercer como arquitecto en
Chile, deben primero obtener el título universitario de
arquitecto, en alguna universidad reconocida por el Ministerio de Educación.
Estos estudios, por lo general, duran alrededor de 6 años. Ésta es una
condición primordial, ya que no existe reconocimiento de la experiencia como
tal para los fines prácticos del ejercicio.

Una vez
obtenido el título, el profesional debe obtener una "Patente
Municipal" para su categoría, de modo de ejercer libremente. Éste es un
impuesto pagado semestralmente a la Municipalidad donde el Arquitecto piensa
ubicar su futura oficina.

Para ser
colegiado del
Colegio de Arquitectos de Chile se deberá acreditar un título profesional otorgado o reconocido en Chile.

Como una
diferencia importante entre el ejercicio de la profesión liberal de Arquitecto
en Chile y en los países anglosajones, debe citarse el marco legal en que el
profesional actúa. Al ser Chile un país, al igual que la mayoría de los países
latinoamericanos, con uso del Código Civil por tanto con
responsabilidades establecidas, no existe el requerimiento, implícito o
explícito, de adquirir
seguros de responsabilidad profesional ('Professional Liability Insurance') como en los países de que utilizan el Derecho Anglosajón o Common Law.

Las personas
que deseen ejercer como arquitectos en
Colombia, deben obtener
el título de arquitecto por alguna universidad certificada por el Ministerio de
Educación, y gestionar la Tarjeta Profesional ante el Consejo Nacional
Profesional de Arquitectura y sus Profesiones Auxiliares. Se estima entre 5 a 6
años de estudio para obtener el título. La carrera de Arquitectura está
regulada por la Resolución 2770 del 13 de noviembre de 2003, emanada del
Ministerio de Educación Nacional.
[1]

Ecuador

Las personas
que deseen ejercer como arquitectos en
Ecuador, deben obtener
el título de arquitecto por alguna universidad certificada por el Ministerio de
Educación. Para ingresar a la carrera de arquitectura se debe tener título de
bachiller graduado en ciencias o físico-matemático. Aproximadamente son de 5 a
6 años de estudio para obtener el título de arquitecto.

El Salvador

Los arquitectos
salvadoreños deben obtener su título en cualquier universidad acreditada por el
ministerio de educación. Estos estudios tienen un promedio de 5 años. Luego de
esto debe inscribirse en el Registro Nacional de Arquitectos, Ingenieros,
Proyectistas y Constructores, esto le permitirá posteriormente obtener su
carnet con su número indicativo único de arquitecto, para ejercer la
profesionalidad.

Costa Rica

Para ejercer
como arquitecto en Costa Rica, se debe aprobar un plan de estudios establecidos
por el ministerio de educación, ya sea estatal o privado. Se permite ejercer
con el grado de Lic. Arquitectura, ya que el Colegio Federado de Ingenieros y
de Arquitectos de C. R. así lo requiere para estar inscrito en este y dar con
esto la autorización de planos para la construcción.

España

Las personas
que deseen ejercer como arquitecto en
España, deben obtener
primero el título universitario de Arquitecto en alguna universidad reconocida
por el Ministerio de Educación y Cultura. Ésta es una condición suficiente, ya
que no existe reconocimiento de la experiencia como tal para los fines
prácticos del ejercicio.

Como en otros
países del mundo, como Mexico, en España, el arquitecto, a parte de tener una
formación en disciplinas propias de arquitecto, también tiene una formación en
ingeniería de edificación, proyección estructural, instalaciones,
acondicionamientos de la edificación, así como la gestión inmobiliaria,
estudios de viabilidad de proyectos, la promoción de desarrollos y la
inspección de edificios. De forma que la actividad del arquitecto no sólo se
reduce al proyecto básico, sino también al proyecto de ejecución, más propio de
ingenieros. El título de arquitecto español, por sus competencias, podría ser
asimilable al título de arquitecto-ingeniero de edificación existente en
Italia, llamado ingegneria edile-architettura, aunque por sus
atribuciones corresponde a una doble titulación, la de arquitecto y la de
Ingeniero de Edificación, que en España desempeña el arquitecto técnico o
Ingeniero de Edificación.

A la hora de
homologar el título de arquitecto en España con otro título extranjero este
extremo es importante, ya que el título español, no es sólo de arquitecto
también lo es de ingeniero, pero la homologación no es directa, excepto en
países que tienen un título de arquitecto sin competencias en ingeniería.
También añadir que el título de arquitecto, entendido como un título con
competencias exclusivamente de arquitecto, en España no existe.

Una vez
obtenido el título, el arquitecto debe estar acreditado mediante inscripción en
el Colegio de Arquitectos de su Comunidad Autónoma, con lo cual podrá ejercer
en el ámbito de la planificación, diseño y dirección de la construcción,
teniéndose un control permanente por medio del visado colegial de
cualquier actividad profesional que este realice.

El arquitecto
colegiado podrá ejercer como profesional
autónomo, como miembro
de un estudio de arquitectura privado o como miembro de una empresa
constructora privada; también en la Administración Pública (Gobierno Central,
Gobierno Autonómico o Ayuntamiento).

Los arquitectos
de otros países también pueden ejercer su profesión si están legalmente
reconocidos mediante convenios estatales.

México

Para ejercer
como arquitecto en
México, es necesario estudiar la Licenciatura en alguna institución pública o
privada avalada por la
Secretaría de Educación Pública, o bien en alguna de las Universidades Autónomas de los Estados. El plan
de estudios difiere significativamente de una escuela a otra, y por la misma
razón el curso completo puede tomar de 4 a 5 años.

Al concluir el
curso de licenciatura, deben tramitarse el Título ante la misma Universidad, y
la Cédula Profesional ante la
SEP siendo éstos
los requisitos mínimos para ejercer. Registrarse en algunos de los Colegios de
Arquitectos o en la Cámara de la Construcción es completamente opcional.

Todas las obras
en el país deben firmarse por un Director Responsable de Obra desde 1987 (fecha
en que se emite el nuevo reglamento de construcciones del Distrito Federal),
esta categoría se obtiene en la mayoría de los estados mediante un título,
cédula profesional, 2 años como colegiado, capacitación y en ocasiones una
evaluación. Según los diferentes reglamentos es requerida también carta
responsiva de algunos corresponsables en arquitectura, instalaciones, etc.

Una diferencia
muy importante entre los países desarrollados como EU vs. México en la práctica
de arquitectura es que en México el arquitecto es quien actúa como contratista
directo de todos los trabajadores, es decir, hace la labor también de lo que
seria un general contractor, o practica también conocida como Design
Built.

Perú

Las personas
que desean ejercer como arquitecto en
Perú, deben obtener
primero el título universitario de Arquitecto en alguna universidad reconocida
por la
Asamblea Nacional
de Rectores
. Ésta es una condición necesaria, ya que no existe
reconocimiento de la experiencia como tal para los fines prácticos del
ejercicio.

Una vez
obtenido el título, el arquitecto debe estar acreditado mediante colegiatura en
el
Colegio de Arquitectos del Perú (CAP) con lo
cual podrá ejercer en cualquier ámbito de la planificación, diseño, proyección
y construcción, teniéndose un control permanente por medio de inscripción de
cualquier ejercicio profesional que este realice. Asimismo, se extiende la
profesión a nivel de supervisión, consultoría, gerencias entre otros.
Arquitectos de otros países también pueden ejercer su profesión previa
inscripción y control de dicho colegio.

La profesión en otros países

Australia

En Australia, el título de
arquitecto está legalmente protegido y colegiado. La afiliación se realiza a
través del
Architects Accreditation Council of Australia. El AACA, así mismo, acredita a escuelas y evalúa a arquitectos con
expediente extranjero que desean ejercer en el país.

Existen tres
requisitos clave para ser colegiado: obtener de una escuela de arquitectura
acreditada por la AACA, una licenciatura (generalmente un título de cinco o
seis años de duración); realizar al menos dos años de prácticas; y, por último,
completar el examen de práctica arquitectónica.

Los arquitectos
pueden, además, asociarse al
Royal Australian Institute of Architects; organización de profesionales a cuyos miembros se les otorga el sufijo
RAIA.

Canadá

En Canadá, a los
arquitectos se les exige formar parte de alguna asociación arquitectónica
provincial, a la que han llegado tras obtener un título en arquitectura
acreditado, finalizar un período de prácticas de varios años, pasar una serie
de exámenes, y pagar una cuota anual; todo ello con el fin de conseguir la
licencia para ejercer.

La Royal Architectural Institute of
Canada
aspira a convertirse en "la voz de la
arquitectura y su práctica en Canadá". Los arquitectos que pertenecen a
esta organización tienen permiso para utilizar el sufijo RAIC tras su nombre.
Todos los miembros del RAIC son licenciados en arquitectura, aunque no todos
los arquitectos canadienses son miembros del RAIC.

Hong Kong

En Hong Kong, para ser
arquitecto, se debe obtener un graduado procedente de alguna universidad
especificada por la HKIA, además de un período de prácticas de dos años y la
consecución del examen de registro. A los arquitectos británicos y
estadounidenses con diez años de experiencia no se les exige dicho examen;
aunque, por pura formalidad, deben pasar una entrevista previa.

Los arquitectos
en Hong Kong no pueden presentar planos de obra, sirviéndoles simplemente como
acreditación; contrariamente a lo que sucede en la mayor parte de occidente,
que están obligados por ley. Para poder hacerlo, los arquitectos, ingenieros o
peritos, deben de superar una entrevista personal. Pese a lo que se podría
pensar, la mayor parte de edificios famosos en Hong Kong son diseñados por
reconocidos arquitectos internacionales, dejando a sus colegas locales como
simples instaladores.

Reino Unido

Los arquitectos
británicos se titulan a
través de una serie de cursos y exámenes reconocidos por el
en:Royal Institute of British Architects (RIBA) y
recomendados por el
en:Architects Registration Board (ARB). La vía
para obtener una titulación dura siete años:

  • Licenciatura de tres años

Primera parte del examen de la RIBA

  • Un año de prácticas
  • Un curso intensivo de dos años

Segunda parte del examen de la RIBA

  • Otro año de prácticas

Tercera parte del examen de la RIBA

La primera y
segunda parte del examen citado se basan en un "Comentario Analítico"
realizado por el candidato que incluye "Material Adicional", seguido
por las explicaciones dirigidas a los examinadores. Tras el último año de
prácticas, la tercera parte del examen de la RIBA evaluará a los candidatos
considerando estas pautas:

  • Contexto de la práctica
  • La gestión en la arquitectura
  • La gestión en la construcción
  • Gestión en la práctica y dirección de empresas

El título de Arquitecto
está protegido por ley en el Reino Unido. El
Acta de Arquitectos 1997 regula la práctica de dicho ejercicio. El desarrollo tradicional del acto
de construir consiste en que el cliente elija a un Arquitecto para la
realización del proyecto y que éste se convierta, en nombre del cliente, en el
responsable principal de la edificación (en cambio, en las edificaciones de
tipo industrial, este papel corresponde al Ingeniero o a la empresa de
ingeniería encargada del proyecto). En el caso mencionado, el Arquitecto
aconseja al cliente en la selección del Ingeniero y del Experto en Costes
(Quantity Surveyor). Este último se encargará de la estimación del coste de los
materiales, de la elaboración de los documentos y de la obtención de los
permisos para la edificación, El Arquitecto, a menudo junto con el Experto en
Costes, selecciona la constructora e incluso, a veces, las empresas que serán
subcontratadas por ella. Como se ha señalado, el papel central del Arquitecto
en esta modalidad puede ser ocupado por otros profesionales. En particular, el
Experto en Construcción (Building Surveyor) acostumbra cumplir esta función en
proyectos de mantenimiento o rehabilitación.

En el año 2004,
según la
Arquitects Registration Board, se contabilizaron un total de 25,899 varones (85%) y 4,674 mujeres (15%)
ejerciendo en el Reino Unido.

Estados Unidos

En los Estados Unidos, a las
personas que deseen obtener el título se les exige cursar una licenciatura a
través de una escuela acreditada por el NAAB, así como superar una serie de
exámenes propuestos por el Consejo Nacional de Juntas de Registro de
arquitectura,que son remitidos al
en:Architect Registration Examination (ARE). Además,
dichas personas deben de hacer constar que han realizado un mínimo de tres años
de prácticas bajo la supervisión de un arquitecto titulado como requisito
previo a la obtención del ARE.

A pesar de que
el ARE es un examen a nivel nacional, cada estado presenta una serie de
requisitos específicos, otorgando licencias propias debido a la diversidad de
entornos presentes en cada región. Otros estados poseen diversos acuerdos
mutuos, con el fin de que las titulaciones puedan ser fácilmente transferidas
entre ellos. En algunos estados con leyes de titulación más antiguas (Nueva
York y California, por ejemplo) el hecho de cursar estudios no constituye un
requisito para ejercer; diez años de prácticas bajo la acreditación de un
arquitecto son suficientes. Sin embargo, la mayor parte de estados exigen
actualmente cursar una licenciatura y casi todos los gabinetes de empleo piden
haber cursado estudios. Todos los arquitectos titulados a través de sus
respectivos estados gozan de estatus profesional como Registered Architects
(RA).



El
American Institute of Architects es una
organización profesional que ofrece una serie de servicios a los arquitectos
estadounidenses, incluyendo programas de educación continuada, contratos
estándar y de prácticas, así como premios al diseño. Contrariamente a lo que se
pudiera pensar, el AIA no está directamente involucrado en las licencias a
arquitectos. De hecho, no existe una "Licencia de la AIA" o
"Certificación de la AIA" para arquitectos; sin embargo, los miembros
de la AIA a veces utilizan en sus nombres el sufijo "AIA".

Aparejador

Según la Real Academia Española un aparejador es un técnico titulado que interviene con funciones propias en la construcción de edificaciones. Según el diccionario de la lengua española Espasa, el aparejador es el técnico titulado que, en la construcción de edificios, se ocupa del trazado de planos parciales, de la disposición de los materiales y de la administración de la obra: el aparejador es el ayudante del arquitecto.

Su nombre, Aparejador, indica que se trata del agente que conoce los aparejos de las fábricas, técnicas y medios para su ejecución.

 

Historia

"Aquí yace Guillen de Rohan, maestro de la iglesia de León y apareiador desta capilla".

La cita corresponde a uno de los enterramientos sitos en las capillas de Santa Clara (Tordesillas) y supone la primera referencia histórica que se conserva acerca de la profesión del aparejador en la Edad Media. Guillen murió en la primera mitad del siglo XV, confirmando que esta profesión técnica es una de las más antiguas de nuestro país. Su función: vivir y organizar la obra en los aspectos técnicos y económicos.

En su origen, el término aparejador era la denominación de un oficio medieval dedicado, principalmente, al cimbrado y descimbrado de elementos auxiliares, desarrollándose en edificaciones monumentales, bajo la subordinación del Arquitecto. Paralelamente existían otras profesiones en edificación como el Maestro de Obras.

Confusión entre la profesión medieval de aparejador y la titulación académica de Aparejador

A finales del siglo XIX se suprime la denominación del título académico de Maestro de Obras, reduciéndose su formación, debido a enfrentamientos entre formaciones profesionales con arquitectos e ingenieros de caminos, sustituyéndose finalmente por otra denominación, la de Aparejador, término que connotaba subordinación al arquitecto desde la Edad Media, y que daba a éste superioridad profesional, desvinculando con esa denominación el carácter ingenieril que tenía el maestro de obras, y pasando a ser unos meros ayudantes técnicos a las órdenes del arquitecto. Sin embargo, la denominación de maestro de obras pervivió hasta principios del siglo XX, haciéndose efectiva a lo largo del siglo XX la sustitución de su denominación por la de aparejador.

Tras la supresión de la denominación del maestro de obras y su sustitución en 1935, en base al Decreto de 16 de julio, se establece la intervención obligatoria del aparejador en toda obra de arquitectura, definiendo al Aparejador como:

«Los Aparejadores, por su calidad de peritos de materiales y de construcción, son los únicos que ejercerán la función de Ayudantes técnicos en las obras de Arquitectura, que únicamente podrán proyectar y dirigir los Arquitectos, en todo el territorio de la Nación.» según el artículo 1º, denominado al arquitecto como «Arquitecto Director» en su artículo 2º.

Posteriormente, a finales de los años 70 del siglo XX, a la denominación del título académico de Aparejador se le denominó Arquitecto Técnico.

         MAESTRO DE OBRAS - APAREJADOR - ARQUITECTO TÉCNICO - INGENIERO DE LA EDIFICACIÓN

         Siglo XII-XIX/XX   Siglo XX     Siglo XX-XXI             Siglo XXI

Actualmente los estudios de arquitecto técnico se han sustituido por la titulación de Grado en Ingeniería de la Edificación, cumpliendo con el Proceso de Bolonia.

Esta confusión queda exterioriza en diferentes aspectos:

1.- Santo Patrón

El santo patrón del aparejador medieval es San Juan de Ortega, el cual se trasladó inexplicablemente a la figura profesional del título académico de Aparejador, creado a principios del siglo XX en base al maestro de obras, y de ahí ese patrón se trasladó posteriormente al arquitecto técnico.

2.- Misma profesión

A su vez, se ha creado todo un nexo ficticio entre el aparejador medieval y el aparejador del siglo XX, haciendo creer que ambos son y han sido una misma profesión, cuando no es cierto, asociando a ambos una estrecha relación con la construcción física de la obra, y en caso concreto del arquitecto técnico con la dirección de la ejecución material de la obra o DEO, haciendo una distinción con la figura omnipresente del arquitecto, el cual es el que dirige la obra y desarrolla cualquier proyecto de edificación.

3.- Origen ficticio

Toda esta artimaña está basada en un discurso ilusorio, responde a la única finalidad de afianzar y arraigar socialmente un origen ficticio de una profesión que ha sido menoscabada, desvinculándola de sus auténticos orígenes con tal de que los herederos de esos maestros de obra del siglo XIX, los actuales titulados en el Grado y Posgrado en Ingeniería de la Edificación, olviden de donde proceden, y no reclamen su legitimidad histórica de ejercer plenamente en el ámbito de la ingeniería de la edificación.

El origen de los aparejadores medievales siempre fue gremial y centrado en ámbitos concretos de la construcción sin llegar a ser nunca una formación académica, es decir y dicho de otra forma, el origen académico del título de Aparejador del siglo XX está en la formación académica del Maestro de Obras, ya que fue sustituida por ésta, aunque con una reducción considerable de sus competencias y atribuciones, ya que el maestro de obras proyectaba y con el título de Aparejador, a lo largo del siglo XX, dejó de hacerlo. El utilizar la denominación aparejador y no maestro de obras fue simplemente una forma de perpetuar, a lo largo del siglo XX, esa subordinación hacia la figura del arquitecto y anular la figura profesional del maestro de obras.

4.- Titulación de diseño

La titulación de Aparejador fue una titulación de diseño creada por el colectivo de arquitectos e ingenieros de caminos, a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, para eliminar la denominación de la profesión rival de maestro de obras, y así justificar, con la nueva denominación de aparejador, la subordinación a la profesión de arquitecto y su desvinculación con la edificación civil e industrial.

En la mayor parte del resto de Europa, estos maestros de obras siguieron desarrollándose y constituyendo lo que ahora son los ingenieros civiles en especialidad en edificación, o bien directamente los llamados ingenieros de la edificación, asimilables a las figuras de Ingegneria Edile, Ingénierie du Bâtiment, Ingenieurin für Hochbau o Building Engineering.

5.- Uso anacrónico del término

El título de Aparejador se expidió hasta finales de los años 70 del siglo XX, cambiando su denominación por la de Arquitecto Técnico en Ejecución de Obras. A finales de los años 90, aprovechando la Reforma en el sector de la edificación en base a la LOE, y tras una nueva reducción de sus atribuciones, justificada tras una nueva redefinición del término proyecto arquitectónico, su denominación cambió de nuevo, denominándose finalmente como Arquitecto Técnico.

El término se emplea a pesar, de que los estudios de aparejador fueron modificados hace más de 30 años, de hecho en los colegios profesionales de arquitectos técnicos, se sigue utilizando anacrónicamente, y en primer lugar, el término de aparejador, enfatizando esa connotación del término frente a la figura del arquitecto, aunque su uso está aparentemente obsoleto a nivel universitario, en algunas escuelas y de manera incongruente, para denominar a sus tunas universitarias o selecciones deportivas se ha seguido utilizando la palabra de aparejador.

Incluso aunque a nivel universitario su uso resulta anecdótico, en escuelas de Arquitectura, de Ingeniería Civil, que agrupa a Caminos y Obras Públicas, o Industriales se sigue usando el término aparejador con connotaciones medievales ajenas al título académico, tanto para referirse a la antigua Arquitectura Técnica como al actual Grado de Ingeniería de la Edificación, así como al colegio profesional que les habilita para ejercer la profesión regulada de Arquitectura Técnica.

6.- Casi arquitecto pero no ingeniero

Pese a esta devaluación profesional, contradictoriamente a nivel universitario, a este titulado en Arquitectura Técnica se le dio casi el rango de primer ciclo de arquitecto, permitiéndole un reconocimiento de tres años académicos de la titulación de Arquitectura, tras la realización de un curso de adaptación que abarcaba áreas de Análisis de Formas Arquitectónicas, Composición, Urbanismo e Historia del Arte.

7.- Diferenciación gradiente

Diferenciación gradiente respecto a la denominación de la titulación de Arquitectura Técnica, llamando coloquialmente a la titulación universitaria de Arquitectura como Arquitectura Superior, haciendo socialmente una diferenciación gradiente entre el titulado técnico, de nivel inferior, y el titulado superior, de rango mayor, no permitiendo al arquitecto técnico desarrollarse como ingeniero de la edificación mediante un segundo ciclo.

El Aparejador en la actualidad

En la actualidad existe un conflicto derivado de la Reforma de Bolonia, en la que parte del colectivo profesional de arquitectos técnicos, demanda la pervivencia de la denominación de arquitecto técnico, en contra de la denominación oficial de Grado en Ingeniería de la Edificación. Estando a favor de una denominación del título más fiel a la profesión regulada para la que habilita, defendiendo así la denominación del título de Grado de Arquitectura Técnica, o incluso abogando por el titulo de Grado de Aparejadores. Asimismo la mayoría de los colegios profesionales de Arquitectos Técnicos, hacen uso de la denominación de aparejador, tanto para denominar su colegio profesional, profesión como su formación académica, imperando siempre esa denominación sobre el resto.

 

PUBLICIDAD

tienda de hierros en madrid Almacen Hierro Madrid
direccion grupo reyconsa Nuestras instalaciones

CONTACTO

 

Telefono: 918862209

Movil: 650824364

 

info@gruporeyconsa.es

empresas contratistas del estado Empresa Contratista
camara de comercio madrid Camara de Madrid
arquitectos madrid Arquitectura
empresa constructora madrid Construccion
ite inspeccion tecnica de edificios madrid I.T.E.
rehabilitacion de edificios madrid Rehabilitación
trabajos verticales madrid Verticales
monocapa madrid Monocapa
aislamiento fachadas madrid Aislamiento
andamios madrid Andamios
cubiertas metalicas madrid Cubiertas
tejados madrid Tejados
empresas tejados urgencias madrid Urgencias 24 H
canalones madrid Canalones
hormigon impreso madrid Impreso
Demoliciones
estructuras metalicas madrid Estructuras
cerrajeria madrid Cerrajería
carpinteria aluminio madrid Aluminio
acero corten madrid Acero Corten
acero inoxidable madrid Acero Inóxidable
empresa amianto Géstores de Amianto

WEBS DEL GRUPO